Usuarios no identifican diferencias con rutas certificadas

Publicado: diciembre 28, 2014 de GDL en Denuncia Ciudadana
Etiquetas:

1122331EL INFORMADOR .-Alfonso Reyes y Luis Enrique Pérez no se conocen. Ambos son jóvenes, no rebasan los 20 años de edad. Este par de personas abordaron dos camiones distintos de la ruta 51 AB, que desdehace semanas ya cobra siete pesos porque la Secretaría de Movilidad  les otorgó la certificación de que son unidades aptas y seguras. Pero lo que dice el dictamen no coincide con la experiencia de los viajeros.

”No, es lo mismo. Si me preguntas en cuanto a la calidad… pues no. Es lo mismo, son los mismos camiones, los mismos choferes que ni siquiera te saludan. Ahorita porque es temprano, pero a veces se van jugando carreras” dijo Enrique Pérez, quien descendió de la unidad 1126 que abordó en los cruces de Periférico y Avenida Guadalupe.

Quizá tenga razón. Son las mismas unidades, con choferes uniformados y que utilizan una corbata roja que lleva el logo del gremio que los agrupa: la CROC. De ahí en más, cobran siete pesos pero es casi idéntico el servicio que se ofrece. Es más, la unidad 0662 ya traía una calcamonía pegada que rezaba ”Ruta Certificada” y al mismo tiempo un letrero de la nueva tarifa.

Lo que no traía encendido era el letrero electrónico de los destinos por los que circula. Este era un requisito al que obligaba el decreto impulsado por el gobernador, Aristóteles Sandoval, y que fue publicado el pasado ocho de marzo en el periódico oficial del Estado.

Transvales, Bienevales y cosas peores

Alfonso Reyes bajó de la unidad 2163 de la misma ruta, 51AB. Lo hizo para tomar otro camión que lo llevara a su trabajo, en la calle Libertad casi con Galeana. Cuando se le preguntó si notó la diferencia no sólo de precio, sino de la calidad del servicio, esto fue lo que dijo: ”claro, porque este fue el segundo camión que tomé. El primero me bajó porque no traía los 50 centavos para pagar la diferencia, porque pago con transvales. Le dije que yo no estaba enterado y que no tenía dinero. Pero no le importó”.

El joven de 18 años abordó la unidad en la glorieta de Los Caballos. Y al igual que él, los usuarios del transporte público que cuentan con un subsidio, ahora no sólo tienen que aguantar las malas caras de los choferes cuando se les entrega el documento que acredita su pasaje, sino que tienen que esperar la bondad de un conductor que no les cobre la diferencia, pues no hay transvales especiales para las rutas certificadas.

Al igual que la 51AB, la ruta modelo, 13, ya cobra siete pesos. Pero además, se autorizó la certificación a las rutas 371, 163, 368, 51C y 19. En la primera de ellas, todavía no incrementa el costo del pasaje. Quizá el cambio más llamativo es que estas unidades de Servicios y Transportes cambiaron de color, de naranja a verde.

Tampoco se perciben cambios sustanciales, salvo que la velocidad a la que se hace el recorrido es menor; aunque este cambio también se podría atribuir a la poca cantidad de automotores en las calles por la temporada vacacional.

EL INFORMADOR / OMAR GARCÍA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s